EnglishSpanish

Instituto Finlay de Vacunas, octava Empresa de Alta Tecnología de Cuba

Elba Rosa Pérez Montoya, ministra de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, entregó el diploma que acredita al Instituto Finlay de Vacunas como Empresa de Alta Tecnología.

El Instituto Finlay de Vacunas (IFV) recibe la categoría de Empresa de Alta Tecnología, convirtiéndose así en la octava de su tipo en el país, de las cuales siete pertenecen al Grupo BioCubaFarma.

Elba Rosa Pérez Montoya, ministra de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, destacó que para optar por la condición de Empresa de Alta Tecnología (EAT), el IFV presentó un expediente profundo, robusto, por lo que todos los equipos evaluadores, de manera unánime, reconocieron que cumplía con todos los requisitos establecidos para ser considerado una Empresa de Alta Tecnología.

El IFV es una empresa orientada a la ciencia y a salvar vidas humanas, dedicada al desarrollo de vacunas, soportados en las áreas de Investigación y Desarrollo, Producción, Evaluación Clínica y Comercialización de productos y tecnologías, mediante procesos de alta tecnología.

El Instituto Finlay posee una plataforma de ciclo cerrado: realiza el ciclo completo de desarrollo de una vacuna (Investigación – Desarrollo – Producción – Comercialización y seguimiento postventa) para obtener nuestros productos destinados a solucionar problemas de salud de la población cubana y a nivel mundial, a partir de enfoques innovadores y plataformas tecnológicas de alta tecnología.

Son reconocidos los efectos de la vacunas en el control de epidemias como la causada por Neisseria meningitidis en 1989 en Cuba y fue erradicada con nuestro producto VA-MENGOC-BC, después de una campaña de vacunación.

Otro de sus resultados es la vacuna antileptospirósica trivalente de células inactivadas de Lectospira interrogans para combatir brotes de leptospirosis ocurridos en Cuba, así como en situaciones de desastres naturales.

Las Empresas de Alta Tecnología se caracterizan por su rápido crecimiento, alto valor  tecnológico y por su capital humano, con elevados conocimientos y nivel de capacitación, elemento que es considerado uno de los tangibles más valiosos de su cadena de valor.

Con el objetivo de impulsar el desarrollo económico del país a través de la ciencia y la innovación, se aprobó el Decreto 2/2020 sobre las Empresas de Alta Tecnología y dos normativas, que definen las características y facilidades que tendrán este tipo de empresas en el país, como estímulos  fiscales y tributarios para su producción.

Solo entidades con un alto estándar y nivel científico son clasificadas dentro del grupo de las EAT. Dos de los principales requisitos son una alta productividad, sostenible en el tiempo; y un potencial científico expresado en doctores, maestros en ciencias y especialistas de posgrado que debe constituir al menos el 15 %.

Aunque la alta tecnología comúnmente tiende a asociarse con las empresas que desarrollan u operan con las tecnologías más novedosas como la biotecnología y la informática y la robótica, la categoría es aplicable a todos los sectores de la economía siempre y cuando cumplan con los requisitos establecidos de investigación, desarrollo e innovación (I+D+I), así como de producción y comercialización.

Entre las EAT de Cuba destacan el Centro Nacional de Biopreparados (Biocen), el Centro  de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), el Centro  de Inmunología Molecular (CIM) y la Empresa de Tecnologías de la Información y Servicios Telemáticos Avanzados (Citmatel).

El anuncio de la entrega de la categoría se produjo durante la ceremonia de entrega del registro sanitario de las vacunas cubanas anticovid Abdala, Soberana 02 y Soberana Plus que les otorgó el Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos (Cecmed), autoridad reguladora del país.

Olga Lidia Jacobo Casanueva, directora del Cecmed, dijo que luego de evaluar los expedientes presentados por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB) y el Instituto Finlay de Vacunas (IFV), consideraron que las vacunas cumplen con los requisitos establecidos en cuanto a la demostración de calidad, seguridad y eficacia.

Con ese paso, quedan sin efecto los autorizos de uso de emergencia otorgados a los inmunógenos durante la pandemia, explicó la directora del Cecmed durante una ceremonia en el Palacio de Convenciones de La Habana, en la que participaron los desarrolladores y productores de las vacunas cubanas contra la covid-19.

Valore este artículo

Click en las estrellas para votar

0 / 5. Conteo 0

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Cuánto es − 1 = 3

Ir al contenido