EnglishSpanish

Aportes de las Ciencias Sociales en etapa de Covid-19

A partir del llamado de la ministra de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma), Elba Rosa Pérez Montoya, al Consejo Superior de Ciencias Sociales y Humanísticas, el 7 de abril de 2020 inició el trabajo de integración y coordinación de los investigadores sociales frente al impacto de la Covid-19.

Un informe elaborado por el citado Consejo Superior, con la participación del Consejo de Ciencias Sociales del Citma, Consejos Provinciales de Ciencias Sociales y Humanísticas, facultades y centros de estudios sociales de las universidades y la sección de Ciencias Sociales de la Academia de Ciencias de Cuba muestra los resultados hasta la fecha.

El documento expone que al declararse la pandemia en el país existía insuficiente práctica de estudios sociales in situ en situaciones de desastres o epidemias.

De igual manera resultó palpable la escasez de percepción de riesgo de todos los grupos poblacionales, así como pocas herramientas sociales para la mitigación del estado psicosocial de la población ante las condiciones requeridas de aislamiento.

En tal sentido, se trazaron objetivos dirigidos a analizar las dimensiones económicas, sociales y psicológicas de la pandemia y su impacto a fin de elevar la percepción de riesgos.

También hubo una proyección para actualizar los estudios sociales en complejos momentos como estos, con el fin de aplacar los impactos y garantizar la rápida recuperación postpandemia.

Otras tareas estuvieron centradas en ampliar la corresponsabilidad colectiva de los cuidados, aumentar la participación de las personas y la comunidad en la protección para evitar el incremento de los contagios, desarrollar y multiplicar las iniciativas innovadoras, atractivas e interesantes para suavizar los efectos del confinamiento en casa y centros de atención preventiva.

Además de promover el uso ético y responsable de los medios de comunicación y la Internet y, por inconcebible que parezca, enfrentar la campaña de descrédito contra la Revolución cubana en tan difícil contexto.

Para tales acciones ha sido preciso contar con la participación de los gobiernos locales, la atención primaria de salud, medios de comunicación, la familia y la comunidad con sus delegados del Poder Popular, los grupos de prevención y trabajos comunitarios, los proyectos socioculturales y talleres de transformación integral del barrio.

La Federación de Mujeres Cubanas se ha involucrado desde su Centro de Estudios de la Mujer y participa en el Consejo Superior de Ciencias Sociales y Humanísticas.

Psicología por WhatsApp

Entre las propuestas efectuadas por el equipo de trabajo destacan la intervención integral en las comunidades en cuarentena o aislamiento, el enfrentamiento a la violencia intrafamiliar y de género y el Plan de Atención a la situación demográfica ante la Covid-19.

Se sumaron a las iniciativas el propósito de elevar la responsabilidad individual desde la información, la motivación y la educación y el servicio de orientación psicológica a distancia mediante PsicoGrupos creados en WhatsApp, con el apoyo de la Asociación Cubana de Psicología.

Notable ha resultado la presencia de científicos sociales en los medios de comunicación nacionales e internacionales y la publicación de textos de orientación a la población, a través de páginas web institucionales, las redes sociales, en los blogs personales y en la prensa nacional, provincial y local, tanto en las ediciones impresas como online.

Los temas han estado centrado en la percepción de riesgo, el manejo prudente del consumo de noticias, la reincorporación de las personas que han pasado por la enfermedad o por los procesos de aislamiento institucionalizado.

De igual manera, se ha tratado el manejo de situaciones especiales provocadas por la interrupción de actividades, la comprensión de la pandemia, la distribución de las tareas de sostenibilidad doméstica, el trabajo en casa, la protección en las áreas públicas, el higiene sanitario, el nasobuco, cómo aprovechar el aislamiento y acciones para que resulte sano y agradable.

En los diferentes territorios de la Isla han surgidos propuestas y, como ejemplo, tenemos en La Habana la confección de mapas de los Consejos Populares para el enfrentamiento a la Covid-19, la mensajería de alimentos elaborados para ancianos solos y familias de bajos ingresos, la participación de grupos juveniles voluntarios en las comunidades, las pesquisas sanitarias y el vínculo entre cooperativas.

Sin embargo, en la provincia de Camagüeysurgió un servicio denominado Acompañamiento telefónico “Cerca de ti”, a creado por la universidad del territorio para atender a personas mayores durante el aislamiento social.

Por su parte, en Ciego de Ávila nació una Guía Jurídica como material impreso para divulgar las garantías laborales y salariales en aras de proteger a la población. También, el Grupo de Bienestar Universitario, para orientar y compartir iniciativas; el programa radial diario En casa; y el espacio La hora de la audiencia sanitaria en el periódico Invasor.

En la provincia oriental de Santiago de Cuba se convirtió la Línea Confidencial antidroga en Línea Confidencial “Con vida”, durante las 24 horas. La radio CMKC y la municipal Mambí de los santiagueros abrieron secciones en sus programas habituales para dar mensajes en tiempos de Covid-19.

Especialistas de disímiles institutos han investigado sobre las dimensiones sociales, políticas y económicas de la pandemia y, a su vez, han generado críticas, análisis y le han dado seguimiento nacional e internacional a su impacto.

Otros estudios se han centrado en orientaciones metodológicas para profesionales de la psicología, sociología, comunicación y el personal de salud, dedicados al enfrentamiento del coronavirus SARS-CoV-2.

De importancia, también ha sido profundizar en el uso ético y responsable de los medios de comunicación y en la red de redes, la evaluación de la percepción de riesgo, el seguimiento de la espacialidad de la pandemia en Cuba mediante la Georeferencia por pueblos, la vulnerabilidad social de determinadas familias, las medidas para favorecer el aislamiento y la atención a niños y niñas en semejantes circunstancias.

Los participantes en este análisis determinaron que se debe fortalecer la sistematización de las investigaciones e información científica sobre la Covid-19, la articulación, seguimiento y monitoreo de las propuestas con su implementación y promover programas relacionados con la Ciencia, Tecnología e Innovación sectoriales y territoriales acerca del tema para dar continuidad e integralidad al trabajo científico.

La incorporación del enfoque de género a las acciones de prevención y comunicación, diferenciando los mensajes, se une a las tareas pendientes, así como la potenciación de la labor preventiva y de atención hacia adolescentes y jóvenes.

Trabajar la comunicación con dimensiones de tiempo y espacios especializados por grupos de edades, género, territorios, y la incorporación de la etapa postpandemia a las propuestas con mirada optimista, resiliente y destacando las capacidades de recuperación constituyen aspectos en los cuales hay que hacer más hincapié.

Por Departamento de Comunicación del Citma

Valore este artículo

Click en las estrellas para votar

5 / 5. Conteo 1

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Cuánto es3 + 6 =

Ir al contenido