EnglishSpanish

Concluye COP27 sin acuerdo sobre emisiones, pero con fondo para daños climáticos

Dos días después de lo previsto, la cumbre climática acuerda el establecimiento de un fondo para financiar pérdidas y daños que ayuda a países en desarrollo, los más vulnerables a los efectos adversos del cambio climático.

La Conferencia por el Cambio Climático de Naciones Unidas (COP27), prevista del 6 al 18 de noviembre y concluyó el día 20 sin acuerdo para reducir las emisiones de CO2, pero tras intensas negociaciones dejó establecida la creación de un fondo para financias pérdidas y daños, reclamo de los países más vulnerables.

El 19 de noviembre, en su cuenta de Twitter, la ministra cubana de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, Elba Rosa Pérez Montoya, había destacado que “la #COP27 no ha podido concluir, fuertes discrepancias en temas claves como fondo para pérdidas y daños y ambición en mitigación”.

Pérez Montoya agregó: “Países desarrollados pretenden responsabilizar a todos por igual con contribuciones, violando principio de responsabilidades comunes, pero diferenciadas”.

Según destacó en la sesión de clausura António Guterres, secretario general la Organización de Naciones Unidas (ONU), la COP27 ha dado “un paso importante hacia la justicia” climática con creación de fondo para financiar pérdidas y daños en países en desarrollo “particularmente vulnerables”, pero “está claro que esto no será suficiente.

“La COP27 concluye con mucha tarea y poco tiempo. Ya estamos a mitad de camino entre el Acuerdo Climático de París y la fecha límite de 2030. Necesitamos todas las manos a la obra para impulsar la justicia y la ambición. Esto también incluye la ambición de poner fin a la guerra suicida contra la naturaleza que está alimentando la crisis climática, llevando a las especies a la extinción y destruyendo los ecosistemas”, consideró.

“Necesitamos reducir drásticamente las emisiones ahora, y este es un problema que esta COP no abordó. Un fondo para pérdidas y daños es esencial, pero no es una respuesta si la crisis climática borra del mapa a un pequeño Estado insular o convierte a todo un país africano en un desierto”, destacó Guterres en la clausura.

A su vez, recalcó que el recorte de las emisiones de CO2 sigue siendo una tarea pendiente, puesto que pese a que se deben reducir “drásticamente ahora”, la cumbre climática de Naciones Unidas celebrada en Sharm el Sheij no ha abordado este problema.

En este sentido, enfatizó, el 1,5º se trata de la “línea roja que no debemos cruzar” y para mantener este objetivo es necesario invertir “masivamente” en energías renovables y acabar con “nuestra adicción a los combustibles fósiles”.

“El mundo todavía necesita un gran salto en la ambición climática”, insistió y enfatizó en la necesidad de que los países alcancen un pacto a nivel internacional solidario, en el que todos hagan un “esfuerzo extra” para reducir las emisiones en esta década” y conseguir el objetivo de temperatura fijado.

“Debemos evitar una lucha energética en la que los países en desarrollo terminen en último lugar, como lo hicieron en la carrera por las vacunas contra el covid-19”, reprochó el secretario general.

“La fuente de energía más vital del mundo es el poder de las personas. Por eso es tan importante entender la dimensión de derechos humanos de la acción climática”, ha concluido, dirigiéndose a los jóvenes activistas que defienden el clima alrededor del mundo que “han mantenido la agenda en movimiento durante los días más oscuros”.

Fondo para financiar daños climáticos

A pesar de no cumplir el objetivo principal que se habían marcado en la Cumbre de Egipto, los países han adoptado una resolución por la que se prevé la creación de un fondo destinado a financiar los daños climáticos que ya sufren los países más vulnerables a los efectos del calentamiento global.

La creación del fondo, calificada como histórica, ha sido adoptada por consenso en la asamblea plenaria que ponía fin a la conferencia climática en Egipto y fue recibida con un aplauso. Las delegaciones acordaron establecer mecanismos de financiación para pérdidas y daños en las primeras actas de una reunión en horas de la madrugada del 20 de noviembre en la ciudad egipcia de Sharm El Sheij.

Según el texto, los países alcanzaron un consenso respecto a la “necesidad inmediata” de aportar recursos financieros “nuevos, adicionales, predecibles y adecuados” para ayudar a los países en desarrollo que se encuentran en una posición vulnerable respecto a los impactos “económicos y no económicos” del cambio climático.

Entre las consecuencias negativas se incluyen los desplazamientos forzados, los impactos al patrimonio cultural, la movilidad y la vida, así como a los medios de subsistencia de las comunidades, que demanda una respuesta “eficaz y adecuada” a las pérdidas y daños. Los países han acordado que aquellas naciones con mayores emisiones, como China e India, también contribuyan al fondo.

Según trascendió, quedan muchos detalles por concretar, entre ellos, la cantidad destinada a este fondo y cómo realizaría la contribución. La resolución se aprueba tres décadas después de que Vanuatu demandase un fondo de seguro para las naciones insulares por la elevación del nivel del mar.

Valore este artículo

Click en las estrellas para votar

0 / 5. Conteo 0

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Cuánto es + 34 = 42

Ir al contenido