¿Qué es para ti pensar como país?

Share

Que el problema de uno se convierta en el de todos; que no sea indiferente el dolor ajeno, lo mal hecho, la chapucería; que duela lo que dañe a Cuba, lo que no le aporta, lo que la denigra; que el egoísmo no comande las acciones diarias, y sí la solidaridad; que la opinión de cada uno sea escuchada, desde el respeto siempre.

Que primero sea Cuba y luego el pedacito de cada cual; que la cotidianidad y su agotamiento no aflojen las ganas de seguir empujando; que el trabajo sea impulso y estímulo para fundar todos los días; que la decencia sea motivo para el enaltecimiento; que los buenos días, las gracias, el por favor, el pase usted, se conviertan en lengua diaria.

Que la participación no sea rareza; que la responsabilidad nazca del deber y también del corazón; que dar el paso al frente no convierta en kamikaze; que el interés de todos sea razón para postergar el deseo personal; que el control popular prevalezca y mirar hacia un lado jamás sea opción. Porque para pensar como país hay que implicarse siempre.

 

También le puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 + diecisiete =