Santiago de Cuba: acabó el festival, lo caribeño se queda

Share

Luego de 39 años la tierra santiaguera y la Fiesta del Fuego se confirmaron como escenarios ideales para propiciar la unidad, el (re)conocimiento y la solidaridad entre las naciones caribeñas, con la cultura como cimiento de resistencia y fuerza vital.

La edición del Festival del Caribe que recién concluyó, del 3 al 9 de julio, dedicado a los 60 años del Triunfo de la Revolución y  a la República Oriental del Uruguay, volvió a abrir espacios a lo teórico, las remembranzas y las expresiones de lo popular-tradicional, con los coloquios El Caribe que nos une y Hugo Chávez: la pasión que nos une; además de pasacalles, presentaciones artísticas, talleres de religiosidad, teatro, danza, música, poesía…

Más de mil participantes acreditados, entre estos unos 500 extranjeros de una treintena de países, y el público que se entremezcló con ellos, fueron protagonistas de una singular y casi única confluencia de manifestaciones y expresiones del folclore de los pueblos de la región, y un poco más allá también.

Junto con la alegría y el colorido desbordado, el compromiso de presente y futuro se hizo patente, refrendado en un llamamiento dado a conocer por Orlando Vergés, director de la Casa del Caribe, institución que de manera ininterrumpida auspicia el encuentro desde hace 39 años. “Convocamos a hermanos y hermanas del Caribe, a Nuestra América, y a quienes en el norte de América, al mundo todo, deban y puedan condenar el bloqueo a Cuba, recrudecido ahora con la aplicación del Título III de la Ley Helms-Burton; convocamos a la solidaridad mundial contra la agresión al pueblo y Gobierno legítimo de Venezuela, de Nicaragua, y a todos los proyectos sociales que tienen como centro al pueblo, y no a las minorías enriquecidas con la explotación de esos pueblos”.

Tras la Quema del Diablo, en alusión al fin de lo malo, se le puso punto final a la cita, que dedicará su cuadragésima edición al aniversario 40 de la creación de los Estudios Siboney de la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (Egrem), y a Belice como País Invitado de Honor.

Fuente: Períodico Trabajadores

También le puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco + Ocho =