Pasos hacia la consolidación de nuestra democracia

Share

Cuando de democracia cubana se habla, el mundo occidental cierra los ojos y se rasga las vestiduras como vírgenes vestales, negándole a nuestro sistema participativo popular todo viso de legitimidad.

Algo tan distante de la realidad, como negar la teoría de la relatividad de Eisntein o la de los agujeros negros y el big bang de Stephen Hawking, simplemente porque no las entendamos u aborden aspectos de la realidad que desconocemos.

Ahora, tal y como establece la disposición segunda de la Constitución proclamada el 10 de abril del presente año, tras un amplio debate popular, corresponde iniciar un proceso de consultas entre nuestros parlamentarios para proponer a los diputados más capaces para ocupar los cargos de Presidente, Vicepresidente y Secretario de la Asamblea Nacional del Poder Popular; a los demás miembros del Consejo de Estado, y finalmente al Presidente y Vicepresidente de la República.

Dicho proceso será llevado a cabo por la Comisión de Candidaturas Nacional, la cual fue previamente constituida y está integrada por representantes de  la Central de Trabajadores de Cuba ─que la preside─, la Federación de Mujeres Cubanas, los Comités de Defensa de la Revolución, la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños, la Federación Estudiantil Universitaria y la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media.

Estas consultas con los diputados para conocer su parecer y para que de manera democrática y libre propongan a quienes puedan ocupar tan altos cargos dentro del aparato estatal, se harán en todas las provincias del país, incluido el municipio especial Isla de la Juventud.

De todas las propuestas, la Comisión de Candidaturas Nacional deberá conformar los correspondientes proyectos de candidaturas, los que serán sometidos a consideración de los propios diputados en la próxima Sesión Extraordinaria del parlamento cubano.

Pudiera parecer incomprensible para algunos, pero estas consultas tienen un sustento participativo popular muy profundo, pues se hacen sin campaña electorera alguna y los nominados solo sobresalen por sus méritos y condiciones patrióticas y revolucionarias; o sea, por sus virtudes y acrisolada conducta ciudadana.

Cada parlamentario, a solas con su conciencia y sin presión alguna, al ser entrevistado propone a quienes dentro de todos los diputados considera reúnen los mayores méritos y cualidades para ocupar los cargos ya mencionados.

Resulta, innegablemente, un momento clave en el que conviene «pensar como país», tal y como nos reclama nuestro presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez, pues representa un paso importante en la construcción colectiva del futuro de la Nación Cubana y en la consolidación de la democracia socialista.

Raúl Castro, al proclamar la nueva Constitución, al referirse a estos pasos, los enmarcó en tiempo y afirmó: «Trabajaremos para que todas estas acciones se materialicen antes del presente año, y a inicios de 2020 corresponderá la elección de los gobernadores y vicegobernadores provinciales y por los intendentes».

Fuente: Cubahora

También le puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 5 =