Parlamento cubano aprueba Ley de las Aguas Terrestres

Luego de una breve presentación de la Presidenta del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos durante la sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular, los diputados cubanos aprobaron la Ley de Aguas Terrestres.

La Ley aprobada, ordena la gestión integrada y sostenible de las aguas terrestres en Cuba, en función del interés general de la sociedad, la salud, el medio ambiente y la economía.

Asimismo establece claramente cuáles son las medidas a tomar para su protección, sobre la base de su planificación y preservación en armonía con el desarrollo económico y social sostenible y la protección del medio ambiente.

Chapman informó que como resultado de las más de 200 propuestas hechas por los diferentes actores de la sociedad, el documento inicial fue modificado en un 37, 7 por ciento.

Detalló que el instrumento legal constará de 13 títulos, 29 capítulos, 15 secciones, 127 artículos, dos disposiciones especiales e igual cantidad de transitorias, seis disposiciones finales y un glosario de términos.

Durante su intervención, Inés María enfatizó que las aguas terrestres son un recurso natural renovable y limitado. “Para Cuba las lluvias constituyen la principal fuente de este preciado líquido y su frecuencia está disminuyendo; por tal motivo, resulta necesario gestionar de manera integrada el uso de este recurso tan importante para la vida”, precisó la Chapman.

Dictamen sobre el Proyecto de Ley de las Aguas Terrestres

El Proyecto de Ley de las Aguas Terrestres que se somete a nuestra decisión se inscribe en la estrategia de protección y sostenibilidad del medio ambiente que, decididamente, acomete nuestro gobierno.

El agua, como recurso natural, renovable y finito, patrimonio del Estado, que constituye un derecho de todos los ciudadanos, requiere de especiales normas que regulen su planificación y manejo; porque además constituye un elemento esencial para el desarrollo socioeconómico y en definitiva de la vida misma.

Atendiendo a la configuración geográfica de nuestro país y la ausencia de grandes y caudalosos ríos, a lo que se añade los largos periodos de sequía que afectan a varias regiones reviste especial significado para nuestro país el adecuado empleo de los recursos hídricos con que contamos.

De ahí la importancia que tiene para los intereses generales de la nación este Proyecto de Ley sobre el que debemos decidir, el que se ha visto sustancialmente enriquecido y perfeccionado en el proceso de discusión y análisis a que ha sido sometido.

Las importantes recomendaciones brindadas por el grupo técnico constituido, integrado por reconocidos especialistas de la Universidad Tecnológica José Antonio Echevarría y del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, unido a las propuestas de los diputados en discusiones efectuadas en los territorios y de la población a través del sitio web de la Asamblea Nacional donde se colocó para conocimiento general, originó la modificación de aproximadamente el 37,7% del articulado, de dos de sus Por Cuantos, y la adición de una disposición transitoria y un glosario de términos.

Asimismo, en reunión sostenida por los diputados con la presidenta del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos y su equipo de trabajo, se dio respuesta a cada uno de los 132 planteamientos formulados sobre esta norma, lográndose crear el consenso adecuado.

En razón a todo ello las Comisiones de Asuntos Constitucionales y Jurídicos y de Industria, Construcciones y Energía, estimando la plena integración del proyecto al ordenamiento jurídico y su correspondencia con el orden constitucional, interesan de ustedes la aprobación del Proyecto de Ley de las Aguas Terrestres que se les somete.

Comisiones de Asuntos Constitucionales y Jurídicos y de Industria, Construcciones y Energía.

La Habana, 14 de julio del 2017

“Año 59 de la Revolución”

Tomado de Cubadebate

También le puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nueve + cinco =