Mar en calma, mar bien estudiada

“Aproximadamente a unos 30 metros de dos zonas costeras estratégicas nacionales se encuentran estaciones automáticas para la medición de parámetros oceanográficos, físicos, químicos y biológicos”, expresó a Juventud Técnica, Marcelino Hernández González, jefe del Departamento de Oceanografía del Instituto cubano de Ciencias del Mar.

El especialista conversó sobre la implementación de esas tecnologías, durante la conferencia sobre los Resultados del Comité Nacional Oceanográfico y la Comisión de Alerta de Tsunamis, celebrada el pasado 14 de marzo.

Ambas estaciones, de tipo boya, fueron ubicadas en aguas del sur de Cuba, una en el Golfo de Cazones y la otra en el archipiélago Jardines de la Reina. Hernández González señaló que se escogieron esos puntos por su gran importancia para la biodiversidad marina.

Según el investigador, desde ese punto se puede captar perfectamente la señal proveniente del océano y al mismo tiempo la influencia sobre las aguas profundas oceánicas y sobre la plataforma insular cubana.

Los datos recogidos por las dos plataformas tienen diferentes propósitos científicos relacionados con el mar y facilitan información sobre cambio climático, oceanografía y física.

También se podría recurrir a ellas para alertas de eventos extremos, pero en estos momentos esa capacidad está inactiva porque los datos de las estaciones no se reciben en tiempo real debido a algunas dificultades comunicativas.

Hernández González destacó que solucionar esas dificultades debe ser una prioridad pues contribuirían a reforzar la red cubana de alertas contra tsunamis entre otros fenómenos marinos y atmosféricos.

En la actualidad, los oceanógrafos cubanos ya cuentan con la información recopilada por las boyas durante sus primeros ocho meses de funcionamiento.

La implementación de esos recursos tecnológicos constituye una expectativa de muchos años, según Hernández González. Obedece en primer lugar a un proyecto relacionado con el cambio climático y la biodiversidad que ha agrupado a diversas instituciones como la Fundación “Antonio Núñez Jiménez” de la Naturaleza y el Hombre, el Centro Nacional de Áreas Protegidas, los Institutos de Ciencias del Mar y Meteorología, Geocuba, entre otros.

En la presentación de los resultados de ambas comisiones también intervinieron Guillermo García, presidente del Comité Oceanográfico Nacional (CON) y Luis Ángel Macareño, segundo jefe del Estado Mayor Nacional de la Defesa Civil.

América Santos Rivera, viceministra de Ciencia Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) a cargo la sesión informativa, aprovechó el acto para divulgar un conjunto de actividades para conmemorar el Aniversario 70 del establecimiento de los vínculos Cuba–UNESCO, y para homenajear a la Comisión Nacional cubana de ese organismo.

Entre estas se encuentran la presentación del Informe Mundial de la Ciencia y una exposición sobre Carlos J. Finlay, durante el mes de mayo. Además  se celebrará una Comisión ampliada del CITMA para destacar otros resultados de la relaciones entre el país y la organización internacional antes del 29 de agosto de este año.

Tomado de Juventud Técnica

También puede interesarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 1 =