Irma desde la visión de Miriam Teresita

Los modelos de pronósticos indican que la trayectoria del huracán Irma transitará con un rumbo entre el oeste y oeste-noroeste a lo largo del Canal Viejo de Bahamas, pudiendo afectar con marejadas e inundaciones por penetración del mar a la costa norte desde Guantánamo hasta La Habana, y a la costa sur hasta Sancti Spíritus.

Así explicó a JR la Doctora Miriam Teresita Llanes, jefa del Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología.

«En la medianoche del jueves los vientos con fuerza de tormenta tropical comenzarán a afectar el extremo oriental de Cuba. Ya ha alcanzado la categoría cinco de la escala Saffir-Simpson, la cual comprende vientos máximos sostenidos superiores a los 252 kilómetros por hora.

«A las ocho de la noche del día 5 de septiembre sus vientos máximos sostenidos eran de 295 kilómetros por hora. La presión a esa hora había descendido a 916 hectopascal y, cuando la presión central baja, el fenómeno se hace mucho más poderoso».

Como expresa el Centro Nacional de Huracanes de nuestra región, este ya es el quinto más fuerte de la cuenca del océano Atlántico.

«En los 29 años que llevo en el Instituto de Meteorología es la primera vez que veo uno de esta fuerza. Ha habido otros con la misma categoría, pero no tan intensos como Irma», asegura la Doctora, y aconseja no perder la percepción del riesgo.

«No debemos confiarnos de una aparente calma, pues pudiera ser el ojo del huracán, y luego de unos minutos retornarían los fuertes vientos, las descargas eléctricas y las intensas lluvias».

«También es recomendable no cerrar herméticamente la casa, pues la diferencia de la presión interna del meteoro con la de la vivienda puede provocar una explosión peligrosa para las personas, los equipos electrodomésticos y otras propiedades.

«Hay que dejar algunas hendijas en el lado contrario de donde sopla fuerte el viento. Eso siempre el Doctor José Rubiera lo ha aconsejado. Conocemos el caso de una familia cuya casa explotó por estar cerrada de forma hermética. Eso ocurrió en Pinar del Río en 2002, porque en la pared del ojo y en las bandas espirales de un huracán en ese año, se formó un tornado.

La especialista explicó además que Irma tiene un radio de vientos huracanados de 95 kilómetros de longitud, uno de vientos con fuerza de tormenta tropical de 280 kilómetros y posee una estructura tan bien definida que el roce con la tierra lo puede debilitar, pero nunca se desintegraría.

«Los modelos más difíciles de pronosticar son los de la intensidad del fenómeno meteorológico; y este ha tenido una rápida e inusual intensificación.

«Irma es muy fuerte, no se puede ocultar. Pero la Defensa Civil, nuestro Instituto de Meteorología, los diferentes organismos del Estado y las organizaciones de masas están capacitados para enfrentar un fenómeno de este tipo y una evacuación a tiempo y segura para quienes la necesiten.

«En cuanto a nuestro Centro de Pronósticos, hay un equipo de especialistas talentosos y compañeros experimentados como los jefes de turno Elier Pila, Yinelys Bermúdez, Miguel Ángel Hernández y Armando Caymares, así como el Doctor José Rubiera y la Doctora Cecilia González Pedroso, entre otros, que fortalecerán aún más el seguimiento a este intenso y peligroso meteoro», concluyó.

 

Por Juventud Rebelde

También le puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 + 10 =