Estudian impacto de la meteorología en aguas cubanas

Share

Investigadores del Instituto de Meteorología (Insmet) intervino en un estudio sobre las particularidades de esa ciencia en aguas cubanas, que sobresale por contribuir al conocimiento de su impacto.

Los 35 científicos enfatizan en las inundaciones costeras y en la estructura termohalina o la circulación del agua salada de los océanos que ocurre a escala global y está determinada por la densidad y causada por diferencias de temperatura y de salinidad, de acuerdo con especialistas de la Academia de Ciencias de Cuba (ACC).

Atribuyeron importancia meridiana a la tesis en cuestión, por el hecho de que los eventos de inundaciones costeras, en particular los asociados a los ciclones tropicales, provocan serias afectaciones a sus pobladores, a las actividades económicas y a los correspondientes ecosistemas.

Llaman la atención que sus resultados son viables para ser utilizados por las autoridades competentes en la elaboración de planes de contingencia y acciones de manejo costero.

En uno de sus epígrafes aparece una breve descripción del libro Impacto del cambio climático y medidas de adaptación en Cuba.

El texto de los científicos del Insmet constituyó uno  de los 80 Premios Nacionales a los resultados de la investigación científica en 2018 de la Academia de Ciencias de Cuba, que ya suman mil 239 desde los primeros en 1999.

El otorgamiento de los estímulos transcurrió en mayo pasado en el Paraninfo de la institución correspondiente a las secciones de Ciencias Biomédicas, Naturales y Exactas, Sociales y Humanísticas, Agrarias y de la Pesca y Técnicas.

La temporada ciclónica en el área geográfica del océano Atlántico tropical, que incluye el Golfo de México y el mar Caribe, comenzó el primero de junio pasado y se caracterizará por ser normal, según el Centro de Pronósticos, del Insmet.

Una predicción estacional de ese tipo se basa en los fenómenos atmosféricos y oceánicos que influyen en el comportamiento de ese período y ofrecen un estimado aproximado de la cantidad de sistemas tropicales que pueden surgir, del primero de junio hasta el 30 de noviembre.

Sin embargo, advirtieron que al margen de la probable cantidad de organismos ciclónicos tropicales para la Cuenca Atlántica, lo más importante es estar preparados con el propósito de eliminar y disminuir vulnerabilidades, a fin de proteger la vida y los bienes de la economía popular y personal.

Fuente: Agencia Cubana de Noticias

También le puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 3 =