A debate en el Parlamento fluctuación laboral del potencial científico en Cuba

Por: Dianet Doimeadios Guerrero

En la sesión vespertina, del segundo día de trabajo en comisiones del Parlamento cubano, los miembros de la Comisión de Educación, Cultura, Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente analizaron un tema estratégico para que definitivamente el futuro de Cuba sea de hombres y mujeres de ciencia.

Las tendencias actuales de la fluctuación laboral del potencial científico y las alternativas para su protección fue el tema que debatieron los diputados en presencia de Miguel Díaz-Canel Bermúdez, miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba (PCC) y primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros.

“La Ciencia es una cuestión social y de todos”, dijo el viceministro del CITMA, José Fidel Santana, antes de presentar un informe que analizó objetivamente los factores que inciden en el decrecimiento del número de investigadores y trabajadores graduados de la Educación Superior en el sector científico del país.

José Fidel Santana subrayó como causas el envejecimiento, el éxodo de personal –no solo fuera del país sino hacia otros sectores mejor remunerados– y la no oportuna formación del relevo de personal de alta calificación.

Además, el informe presentado por el CITMA, ante Elba Rosa Pérez Montoya, ministra de Ciencia, Tecnología y Medioambiente (CITMA) y Margarita González, titular del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), señaló que el reconocimiento hacia la comunidad científica es insuficiente, tanto moral como material.

“El salario no constituye una fuente de motivación y reconocimiento social para quienes se dedican a la Ciencia, la Tecnología y la Innovación”, aseguró Santana.

El Viceministro habló con claridad de la reducción de los espacios para el intercambio, la socialización y la promoción de los resultados científicos, de la disminución de los premios, del robo de cerebros y del insuficiente aprovechamiento del talento humano, en función de las demandas de la producción y los servicios.

Reconoció que a los tecnólogos debería dársele una mayor importancia, pues son claves en el desarrollo del sector. Explicó que la formación, superación y renovación del potencial humano carece del necesario enfoque sistémico, un tema sobre el cual había insistido antes Margarita González, ministra de MTSS.

El informe no solo reconoció los problemas y los factores que inciden en él, sino que hizo algunas propuestas de acciones inmediatas para preservar el potencial científico y tecnológico del país, entre ellas:

  • Retomar la asignación priorizada de egresados de la educación superior para las entidades de ciencia, tecnología e innovación (ECTI).
  • Asignar al Fondo para la Ciencia y la Innovación (FONCI) un capital inicial de 20 millones en MLC.
  • Destinar en los convenios intergubernamentales una fracción del monto acordado para el fortalecimiento de las capacidades de ciencia, tecnología e innovación.
  • Instrumentar el pago por antigüedad al personal de las ECTI.
  • Homogenizar el salario básico de los investigadores.

A mediano y largo plazo propuso que se actualicen las normativas relacionadas con el sistema, fortalecer el trabajo de los Institutos Preuniversitarios Vocacionales de Ciencias Exactas (IPVCE), elaborar de conjunto con el Ministerio de Educación Superior una estrategia de formación académica posgraduada y proponer al MTSS un incremento salarial para el personal científico en la medida de las posibilidades de la nación.

Preservar a cada científico en su puesto de trabajo es un tema de máxima prioridad para el Estado cubano, para el CITMA y los parlamentarios presentes en el debate. Miguel Limia David agradeció que la fluctuación laboral del potencial científico fuera planteada “con toda la crudeza que lleva” en la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Aseguró el diputado que este “es un tema estratégico, una de nuestras potencialidades fundamentales, desde la cual tiene que proyectarse el desarrollo, un eje transversal que a todos nos tiene que mover la conciencia, porque si no lo resolvemos nos priva de uno de los componentes esenciales del cambio estructural para salir del subdesarrollo y para sobrevivir como país”.

Dijo en su intervención, corta pero precisa, que la problemática se deriva la necesidad de una redistribución de ingresos, que tendrá que realizarse sin esperar al crecimiento de las riquezas del país teniendo en cuenta la situación en la que estamos.

Por su parte, Yuri Valdés, parlamentario por el municipio de La Lisa, expresó que la pérdida del potencial humano es un recurso que no se repone fácilmente, “tenemos la misión de retener a nuestros profesionales. La velocidad a la que vamos trabajando no va a erradicar este problema, hay que acelerar las soluciones para revertir la situación”, instó Yuri.

El Doctor Eulogio Pimentel Vázquez, diputado por Nuevitas, Camagüey, explicó en un periodo de dos años el Grupo de las Industrias Farmacéutica y Biotecnológica (BioCubaFarma) tuvo una deserción del 40 por ciento de la plantilla, de los cuales más de mil eran graduados de la Educación Superior.

Pimentel dijo que en el sector científico la capacidad de generar valores depende del capital humano y que hay que protegerlo, porque es el “santo grial” de la producción.

Tomado de Cubadebate

También le puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − Ocho =