Camilo y Che: dos hombres y un mismo ideal.

Share

Nuestro pueblo recuerda y hace homenaje en este mes de octubre a dos hombres que compartieron un mismo ideal: luchar y defender los sueños de justicia y de soberanía de Cuba. La herencia de estos grandes revolucionarios Ernesto Guevara de la Serna y Camilo Cienfuegos Gorriarán, se multiplica hoy en millones de cubanos y luchadores de otras tierras.

Ambos han dejado su huella imborrable en nuestra historia; por lo que cada año se les rinde merecido tributo a través de la tradicional jornada ideológica Camilo–Che.

El Señor de la Vanguardia y el Guerrillero Heroico, como también se les conoce, constituyeron juntos uno de los pilares fundamentales del movimiento armado que se desarrolló en la Sierra Maestra para derrocar a la tiranía de Fulgencio Batista.

Las actividades de recordación de estos dos inseparables amigos coinciden con la desaparición física de cada uno de ellos. El 9 de octubre se conmemora el aniversario 52 del asesinato del Che en Bolivia, donde se estableció en la década de los 60 con un pequeño grupo guerrillero y fue capturado y ejecutado en forma clandestina por el Ejército Boliviano con la colaboración de la Agencia Central de Inteligencia.

La jornada concluirá con la habitual peregrinación el 28 de octubre, en la cual todo el pueblo echa al mar una flor por el Héroe de Yaguajay, al cumplirse en esta ocasión 60 años del trágico acontecimiento que terminó con su vida. Ese día pero de 1959 cuando regresaba a La Habana tras neutralizar una conspiración contrarrevolucionaria en la provincia de Camagüey, dirigida por Hubert Matos, su avioneta se extravió y desapareció en la gran masa de agua azul sin dejar rastros.

Seguir sus abnegados ejemplos, así como honrar su aporte a la construcción de la Revolución Cubana, se convierten en nuestro compromiso inmediato.

Fuente: Radio Rebelde

 

 

También le puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × cinco =